viernes, 27 de mayo de 2016

El hueco de la corona, segunda temporada

Ciudad de México, a 27 de mayo, 2016.—


Las tres partes de Enrique VI y Ricardo III de Shakespeare.
Mañana sábado 28 de mayo a las 22:00 horas inicia la segunda temporada de The Hollow Crown (El hueco de la corona) esta serie producida por la BBC de Londres que ahora cubrirá las tres parte de Enrique VI (1421-1471) para culminar cronológicamente con el famoso Ricardo III (1452-1485) quien sólo reinó un par de años y que está considerado como el villano de los reyes medievales tal como lo que escribió William Shakespeare (1564-1616), para el teatro en esta serie que se transmite por el canal de TV de Film & Arts.

Por eso, tomo algunas partes del Prólogo de los Apuntes de la Primera Parte de Enrique VI sobre la primera de las tres obras con la historia del hijo de Enrique V (1387-1422), el famoso rey que conquistó Francia y murió joven dejando como heredero a su hijo en pañales con nueve meses de edad.

Enrique VI fue rey de Inglaterra de 1422 a 1461 y luego de 1470 a 1471 antes de ser asesinado por el Duque de York, quien sería coronado después como Ricardo III. Sin duda el reinado de Enrique VI estuvo pegado con alfileres que no pudieron sostenerlo.

Los ingleses perdieron todo lo que Enrique V había logrado en Francia y acabaron con la paz que había logrado en casa. Enrique VI fue coronado a los nueve meses de edad y, no fue sino hasta que llegó a ser adulto que fue controlado por sus tíos, lobos hambrientos de poder y ambición, disfrazados de tutores y consejeros. Y cuando llegó a ser un adulto, se dieron cuenta que tenía una débil personalidad y ahora fue manipulado por su esposa, la francesa Margarita de Anjou.

Por su parte la viuda de Enrique V, Catalina de Valois, se casó con el señor Owen Tudor, con quien dos hijos que, en realidad, eran medios hermanos del rey Enrique VI quien luego nombró a su medio hermano mayor, Enrique, como duque de Richmond y al menor como duque de Pembroke, dos parientes cercanos que siempre fueron un apoyo importante para la casa Lancaster, sobre todo durante la famosa guerra entre ellos y sus parientes de York en la Guerra de las dos Rosas.

Ricardo Plantagenet, duque de York acaba con Enrique VI para seguir con todos aquellos que le estorbaban en el camino de la corona hasta que fue rey un par de años antes de perder la guerra contra Enrique Tudor, quien se coronaría como Enrique VII. Fue el abuelo de la reina Isabel I con quien se terminó la era de los Tudor. Lo que son las cosas de la vida.

Una de las circunstancias en la vida de Enrique VI tenía que ver con su constitución física que no le ayudó mucho que digamos, pues era un hombre débil, frágil, austero en el vestir y en el vivir, tanto que pensaron por un momento en canonizarlo. Además de que no maduró, genéticamente hablando heredó una maldita enfermedad mental que destrozó a su abuelo materno en Francia como era Carlos VI, el Bienamado que de pronto, se sentía que estaba hecho de cristal y tenía que refugiarse en su castillo. El caos en Francia lo aprovechó Enrique V para llegar a conquistar el «jardín más bello del mundo».

Enrique VI, tuvo un hijo con Margarita de Anjou y éste se llamó Eduardo (1453-). Las malas lenguas, decían que era hijo bastardo de Edmundo Beaufort. Este pequeño príncipe de Gales fue la manzana de la discordia de su madre, la ambiciosa Margarita, que luchó cuerpo a cuerpo para defender los derechos de su futuro heredero, alimentando la guerra entre las dos familias de los York y los Lancaster.

El rey y las circunstancias no podían haber sido peores y por eso, Inglaterra se encaminó media destrozada rumbo al Renacimiento para inaugurar el siglo XVI y darle el paso a los Tudor que dominaron la escena durante la mayor parte de la época que vivió Shakespeare.

Esta primera parte la escribió el poeta de Avon para registrarla en 1589 quien tuvo mucho éxito y de esa manera inició su carrera como dramaturgo. La principal fuente que utilizó fueron las Crónicas de Inglaterra, Irlanda y Escocia de Holinshed. La inspiración escénica fue, entre otros, de Christopher Marlowe, Thomas Kyd y Robert Greene.

En esta primera parte la acción se lleva a cabo durante 22 años, de 1422, año en el que se lleva a cabo el funeral de Enrique V, hasta 1444, el año en que el rey se compromete con Margarita de Anjou. Durante estos mismos años, los ingleses perdieron Francia y, por otro lado, conoceremos al héroe y carismático soldado inglés, Sir John Talbot, nombrado conde de Shrewsbury y, al otro lado del Canal de la Mancha, de parte de los franceses, conoceremos a la famosa Juana de Arco, ‘Joan Puzzle’ como le decían los ingleses o ‘Jeanne la Pucelle’, como era más conocida (en español, como «La Pucela»), quien después fue quemada públicamente y muchos siglos después, canonizada en 1920 como «Santa Juana de Arco».

La segunda parte de esta trilogía, cubre la década que va desde 1445 a 1455, y se concentra en la guerra entre los York y los Lancaster, conocida como la «guerra de las Dos Rosas», que culmina con la batalla a cielo abierto y la victoria de los York en Saint Alban, donde los antagonistas son, por una parte, Enrique VI y la reina Margarita de Anjou y por otra, Ricardo Plantagenet, duque de York.
Shakespeare incorpora la revuelta que hubo durante esos años y que dirigió el rebelde Jack Cade que vino desde Kent, hasta la misma ciudad de Londres con más de 20 mil campesinos armados con palos, dispuestos a destruir la ciudad, a los nobles y al poder que manejaban. Es una revuelta que le pone sabor al caldo de la guerra civil y a la trama principal en esta trilogía.

En la tercera parte estamos en el ocaso de la guerra de las Dos Rosas de 1456 pasando por la doble deposición de la corona de Enrique VI, primero, en 1461 y, por último, en 1471, justo antes de morir en la Torre de Londres. En esta parte desaparece la reina Margarita y es Eduardo, el primogénito del viejo duque de York quien asume la corona como Eduardo IV, al tiempo que aparece —en esos anuncios premonitorios que hace Shakespeare cada vez que puede—, la sombra del hermano menor Ricardo, duque de Gloucester, quien pronto será el villano de esta triple historia, tal como lo concibió Shakespeare a este  rey.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada