viernes, 27 de noviembre de 2015

Cuentos de Shakespeare de los hermanos Lamb

Cuentos de Shakespeare por Charles y Mary Lamb.
Presentación en la FIL, 2015 por Martín Casillas de Alba
Libro publicado por Ediciones Castillo.


Introducción.
Ediciones Castillo, asociada con Macmillan de Inglaterra, se especializa en la elaboración, publicación y promoción de material educativo en México. En el 2007 Macmillan, publicó un volumen extraordinario con las Obras Completas de William Shakespeare en inglés, editado por Jonathan Bate y Eric Rasmussen, dos expertos en literatura isabelina en un libro de ‘pesos pesados’, tanto por su continente como por su contenido con más de 2,500 páginas en papel Biblia, encuadernadas en pasta dura.

Este año, Castillo decidió publicar en español los Tales from Shakespeare del original como los Cuentos de Shakespeare para participar a la población estudiantil, que es la que atienden, esta traducción de Darío Zárate Figueroa basado esos textos que escribieron los hermanos Charles y Mary Lamb, a principios del siglo XIX a solicitud del editor y librero William Godwin (padre de Mary Shelley, la autora de Frankenstein), después de haber inaugurado una librería y una editorial que tuviera una ‘biblioteca juvenil’, con libros sobre historia, mitología griega, biografías y algunos relatos bíblicos escritos por él mismo, así como, otras obras bajo encargo, como estas que le pidieron a los hermanos Lamb en 1806 para publicar una versión abreviada y en prosa, de las obras de Shakespeare. Charles se hizo cargo de las tragedias y Mary de las comedias y de esta manera formaron parte de la época de oro de las publicaciones infantiles y juveniles en Inglaterra.

Ediciones Castillo está lanzando en esta Feria la versión en español de los Cuentos de Shakespeare, ilustrada por Jesús Cisneros, Manuel Monroy y Javier Zabala, aquí presentes, en donde voy a tratar de resaltar lo que es notable de este esfuerzo por dar a conocer a uno de los clásicos de la dramaturgia de todos los tiempos, ahora para los jóvenes hispanohablantes.

Los clásicos del Siglo de Oro.
El año que entra se celebran los 400 años de haber fallecido Shakespeare y don Miguel de Cervantes y Saavedra, en coincidencia con autor del Quijote de la Mancha, libro del siglo XVII que, como bien apunta Antonio Muñoz Molina, fue la fuente de inspiración para la producción de las novelas inglesas a partir del siglo XVIII.

Las obras de estos dos hombres las seguimos leyendo en el 2015 y cuatrocientos años después las seguimos disfrutando, interpretando y poniendo en escena en todo los idiomas que se hablan en este mundo. Por eso son unos ‘clásicos’, pues han resistido valientemente el paso del tiempo y tengan millones de lectores en todos los idiomas imaginables obras que por eso son universales, pues mantienen su vigencia a pesar de los pesares, sin importar la geografía, ni la cultura de las diferentes regiones del globo terráqueo.

Para que tengan una idea, en las Olimpiadas culturales que hubo en Londres en el 2012, se les ocurrió invitar a más de treinta países diferentes para que cada uno de ellos pusiera en escena una de las 37 obras escritas por Shakespeare.

Algunas las pudimos ver en Internet y eso fue fantástico y asombroso, por ejemplo, ver a un Ricardo II con una compañía palestina de Ramala; o un Hamlet en lituano o la versión de Enrique VIII por una compañía española, tal vez, para volver a ver a Catalina de Aragón esa princesa española ahora casada con Enrique VIII y oírla cómo se defendía a capa y espada con un inglés seguramente medio ‘chapuceado’ o Cimbelino, una de las últimas obras, puesta en escena por una compañía africana o la que presentó México, la Primera parte de Enrique IV, con un Falstaff bastante bueno.


Los Cuentos de Shakespeare.
Los Cuentos de Shakespeare en español, responden al deseo de Ediciones Castillo para poder acercarles a los jóvenes algunas de estas obras para que tengan, sobre todas las cosas, una idea clara de la trama de diez de las principales y más famosas obras, como las que han escogido en esta ocasión, para que conozcan los sucesos, tantas veces intrincados, como en la primera obra de este libro, La comedia de las equivocaciones con una estructura que contempla las posibles confusiones que puede haber entre cuatro, es decir entre dos parejas de hermanos gemelos separados por un naufragio las equivocaciones que suceden, de tal manera que los jóvenes, tengan la curiosidad de preguntarse ¿qué hubiera pasado si…?, pregunta que es la base de la actividad creadora en las obras de ficción y una pregunta clave para que vayan elucubrando, lo podría pasar, conforme pasa el tiempo.

La comedia de las equivocaciones.
Ojalá después de leer esta versión de los Lamb, los jóvenes se motiven y busquen el original para que lean y se diviertan hasta la carcajada cuando uno de los gemelos, Antífolo de Siracusa le cuenta a su patrón, Dromio de Siracusa, cómo es que lo han confundido y lo llevaron con la cocinera de la que dicen es la casa de su patrón (el otro gemelo, Dromio de Éfeso), para que lean este que nos ofrece el pobre Antífolo que se queja con su patrón de que creen que se ha casado un ‘matrimonio redondo’ con  la cocinera…

—Pues, señor, es una bola de grasa y no sé qué hacer con ella de no ser una lámpara para poder escaparme pues bien podría alumbrar mi huida. Le garantizo que con sus andrajos y el sebo que tiene, podíamos calentar todo el invierno a Polonia y si viviera hasta el día del juicio podrá arder una semana más que todo el mundo…’

—¿De qué color es? —le pregunta su patrón, siguiendo la broma.

—Prieta como mis zapatos; pero está lejos de tener la cara de ellos, porque suda de tal modo que se nos hundirían los zapatos si queremos andar sobre esa mugre… Y más adelante, le dice que es tan ancha que ‘más bien es esférica, como un globo en donde uno puede descubrir países en ella…, por ejemplo… Irlanda que está en sus petacas, allá donde descubrí que estaban algunos los pantanos…; y ¿dónde estará Inglaterra? le pregunta— ¡Hay señor!, busqué las rocas calizas en sus dientes, pero como no había en ellos ninguna blancura … (se refería a la conocida costa de Dover que es blanca. 

Por eso a Inglaterra también se le conoce como ‘la blanca Albión’)... Y así sigue hasta que le da la vuelta al mundo… ¿Se imaginan?

Romeo y Julieta.
La esperanza es que, con los Cuentos de Shakespeare los jóvenes luego busquen la carnita shakesperiana que hay en las obras originales y lean con especial atención, cosas como las que dijo Julieta, como lo declama Claire Bloom, hecha toda una mujer, cuando vuelve a recitar cuando Julieta está nerviosa esperando que llegue Romeo y lo dice ahora, esto como lo podrán hacer esas jóvenes que esperan con ansias que llegue el galán y no las deje plantadas, si es que han leído la trama escrita por Charles Lamb de Romeo y Julieta para que se conmuevan hasta las lágrimas cuando oigan esto:

¡Corran veloces, caballos de pies de fuego!
Galopen donde Febo duerme. El látigo de Faetón,
el auriga, ya los habría llevado hasta el Ocaso
y me habría traído las nubes de la noche...

Pues leyendo este cuento de Shakespeare en la versión de los hermanos Lamb tan bien ilustrada, los jóvenes podrán imaginar y descubrir, como en un espejo, lo que pasa a veces cuando se dan esos encuentros con otras personas y nos cambia la vida por completo como cuando leemos en este libro de Cuentos:

Los jóvenes comenzaron a bailar y súbitamente Romeo quedó pasmado con la belleza de una joven que bailaba por allí. Le pareció que ella les enseñaba a las antorchas a brillar y que su belleza lucía en la noche como una rica joya en la piel de una etíope. ¿Una belleza que era demasiado rica para el mundo y demasiado buena para la tierra!

Habría que sugerir que lo que van leyendo traten de interiorizarlo, es decir, que a través de los sucesos y los personajes se vean ellos mismos, para que puedan especular sobre su propia vida y lo que tiene que ver con el azar y el destino. Que lo hagan los jóvenes cuando lean las tramas que recuperaron los hermanos Lamb en estas diez obras, como la pareja-dispareja que son Beatriz y Bendicto en Mucho ruido y pocas nueces o cuando lean la trama de Hamlet, el príncipe de Dinamarca que tanto tiene que ver con nuestras dudas e incertidumbre frente a una realidad y como él no sepamos cómo es que podemos vivir en donde ‘hay algo que apesta en Dinamarca’, con un rey corrupto y una corte que vive de las mentiras y los secretos que este joven va descubriendo y que, para por lo pronto bien salvar el pellejo, se hace el loco para que no lo maten.

Igual que nosotros. ¿O no?

El viejo rey Lear.
O el rey Lear, un viejo vanidoso tal como lo vemos al inicio de la historia que nos cuenta Charles Lamb, hasta que cae a la lona y se queda sin nada, despreciado por dos de sus hijas que lo han abandonado, después de haber desheredado y exilado a Cordelia la menor, la hija que más quería, para darse cuenta que se quedó sin nada… en donde todo esto, puede ser un simulacro de la vida real para los jóvenes que lean los Cuentos de Shakespeare, para que aprendan de esta crisis y aprendan tantas cosas para que sepan cómo se pueden levantar y seguir caminando con la frente en alto por los caminos de la vida, aunque al final escuchamos al viejo Lear, prisionero con su hija Cordelia, quien trató de salvarlo, para evadir la realidad de quedar prisioneros a la que ahora estarían reducidos, diciendo que estaría feliz de poder volver a estar con su hija querida, por eso le dice que…
Solos los dos podremos cantar como los pájaros en su jaula. Cuando pidas que yo te bendiga, me pondré de rodillas e imploraré tu perdón. Viviremos así, rezando, cantando y refiriendo antiguas consejas y nos reiremos… Y veremos pasar, entre los muros de nuestra prisión, las ligas y partidos de los grandes que fluyen y refluyen al gusto como la luna…

Sueño de una noche de verano.
Ni hablar del Sueño de una noche de verano que, como su nombre lo indica, es un sueño tal como está estructurada esta obra.

¿Quién no ha soñado alguna vez? ¿Se han dado cuenta de los suceso medio absurdos, aunque congruentes? 

La pregunta que nos hacemos mientras que leemos esta obra o la estamos viendo, es saber quién es el que sueña: si nosotros los lectores-espectadores o los personajes y nosotros nos identificamos con ellos o quién. (Foto: flor love-in-idleness).

De cualquier manera, sabemos que estamos en ese círculo onírico que parece cerrarse pues bien sabemos que todos los sueños son la realización (disfrazada) de un deseo reprimido. Por todo eso, leer o ver esta obra de teatro, es una magnífica oportunidad para revisar aquello que podemos conectar con los sueños y la realidad en una noche de verano.

Espero que, con esta lectura, los jóvenes puedan reflexionar sobre el mundo de los sueños y, a lo mejor, puedan experimentar eso que le pasó a Chesterton que percibió el misticismo de la felicidad o como dice von Schlegel, el triunfo de la imaginación fantástica pues trata, nada menos, de la esencia de la naturaleza del amor.

Todos los que nos hemos casado, recordamos la noche de bodas y el amanecer, aunque seguramente no ha sido como era en el Renacimiento pues, cuando despertaban a los recién casados tenían que salir a responder toda clase de preguntas que les hacían sus invitados, sobre los sucesos de esa noche de bodas. Por eso, no nos extrañe cómo es que despiertan a las dos parejas de jóvenes amantes que dormían en el bosque de Arden.

Pero al final nos tranquilizan y nos dice que no nos preocupemos si es que nos quedamos dormidos mientras aparecían estas visiones de esa débil y ociosa trama: piensen que no ha sido más que un sueño.

Igual se me antoja decirles a ustedes esta tarde, si es que no he logrado mantenerlos despiertos después de un almuerzo con tortas ahogadas de por medio y un par de tequilas.

Otelo y la implicatura.
Aterrados de ver cómo la maldad se puede filtrar como si fuera un veneno mortal y cómo se destruyen esos ídolos como Otelo, nos damos cuenta y reconocemos que el hombre es débil como el resto de los humanos, al tiempo que vemos a una Desdémona, despreciada, sin culpa alguna que es maltratada hasta morir en manos de ese monstruo desquiciado que se dejó arrastrar hasta lo más profundo del Averno, sin que supiera que, en medio de una crisis muchas veces escuchamos más de lo que nos dicen (o implicatura) para ser engañado por el enemigo.

Esta es un thriller psicológico y la estrategia de Yago la conocemos desde el primer momento que dice que lo odia y que se va a vengar de él como lo lleva a cabo, sin que podamos hacer nada por evitarlo pues resulta que en medio de esa crisis oía más de lo que le decían y con eso creo que los jóvenes podrán aprender cómo esa actitud nos puede hundir hasta el fondo como también si estamos tensos, podemos ‘ver más de lo que realmente está ahí’ y caer en la trampa. Lecciones de la vida, nada menos.

La tempestad: leer el futuro y hacer los cambios.
Con este cuento podrán ver cómo se debe realizar un cambio, no sólo para sobrevivir, sino para que las nuevas generaciones puedan tener mejores expectativas de vida. Esta es la historia de La tempestad otro de los cuentos que han incluido las Ediciones Castillo en los Cuentos de Shakespeare de los hermanos Lamb, sobre una obra que fue escrita en 1611 en donde Próspero, que es un especie de mago, hace y dirige los cambios que eran necesarios para recuperar su ducado y para casar a su hija Miranda con Ferdinando, el príncipe de Nápoles, para que los dos de esa generación pudieran enfrentar mejor el futuro. Como si fuese una afortunada y necesaria fusión de dos empresas.

Qué envidia poder leer el futuro como lo hace Próspero pues el que se entrene para hacerlo estoy seguro que será un ganador, pues conociendo el futuro podrán hacer los cambios que se necesitan y tener una mayor «probabilidad de sobrevivir».

Macbeth, o la ambición que nos hace perder el sueño.
Él sabía de sus ambiciones desde el momento que regresa del campo de batalla triunfante, camino a su castillo en donde se encuentra a unas brujas que destapan su ambición por la corona. Él y sobre todo su esposa elucubrar la manera de acortar el tiempo para llegar a ser rey.

Habla de la vida como ‘una sombra que camina’ —como les decían a los actores, «shadows», «sombras»—, como ‘unos pobres actores que subimos al escenario una hora’ —en este teatro de la vida— ‘donde gesticulamos y nos pavoneamos y luego, nadie se acuerda de nosotros, somos una historia contada por un idiota, llena de sonido y de furia que nada significan.
Si los jóvenes conocen esto, valió la pena leer estos cuentos.

Gran final.
Los Cuentos de Shakespeare de los hermanos Charles y Mary Lamb publicados ahora en español por Ediciones Castillo, les permitirá a los jóvenes entrar por esta puerta al gran Castillo donde se guardan esos tesoros incalculables de sabiduría alrededor del hombre y sus pasiones, emociones, ambiciones, así como, de sus amores, sueños, y fantasías, pues como decía Próspero: ‘estamos hechos de la misma materia que los sueños’.

Espero que lo disfruten y que en verdad, sean bienvenidos con estos Cuentos al universo de la invención, donde podrán encontrar respuesta a muchas de las cosas de la vida que no tenemos respuesta a la mano.


Muchas gracias.
FIL 2015. Guadalajara, Jalisco. 
Sábado 28 de noviembre, 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada