viernes, 25 de julio de 2014

La ira de Leontes, una lectura dramatizada


Desde que leímos Cuento de invierno de Shakespeare, los sucesos del primer acto me marcaron de una manera impresionante. De la nada, Leontes, rey de Sicilia enloquece de celos por su esposa Hermione (como se llamaba la hija de Menelao y Helena de Troya), montado en ira, destruye todo lo que más amaba: a su mujer la encarcela, su hijo Mamilio, muere de tristeza, su mejor amigo desde la infancia como era Políxenes huye despavorido de ver a su amigo en ese estado.

Por eso decidí preparar este texto y ahora, gracias al apoyo de Jaime Márquez el director del Centro Cultural Helénico que celebra los 450 Shakespeare, nos invitó para que hiciéramos una vez más esta lectura el sábado 26 de julio a las 18:30 horas en la Capilla Gótica con el siguiente reparto:

HERMIONE, Margarita González Ortiz.
LEONTES, Humberto Solórzano
MAMILIO, Luna Beltrán
NARRADOR / CAMILO, Martín Casillas de Alba
POLÍXENES, Jorge Ávalos*
 * Becario FONCA, Creadores Escénicos Trayectoria 2014-2016.
___________________
Da un paso adelante el narrador y empieza con esta explicación: 

"Esto que les voy a contar sucedió hace mucho tiempo cuando el rey Leontes de Sicilia había invitado a Políxenes, su amigo de la infancia y el rey de Bohemia quien, después de haber pasado varios meses, deseaba regresar a su casa pues tenía miedo, como a veces nos puede suceder después de una larga ausencia pues en ese tiempo pueden soplar vientos helados —como decía—, como los que se pueden producir cuando uno está mucho tiempo fuera de casa.
"Todo estaba bien y en armonía. 
"La familia completa estaba presente: Hermione, su esposa y reina de Sicilia embarazada y a punto de parir con más de ocho meses; Mamilio, su hijo primogénito y Camilo, su asesor y hombre de confianza del reino de Sicilia. Sí, todos juntos y aparentemente felices hasta que se descompone todo en un abrir y cerrar de los ojos. Aquí le paso la palabra a Políxenes..."

— Además, ya he permanecido nueve meses y es posible que sus majestades estén cansados de atender a sus invitados.
— Somos resistentes, hermano, como para que nos puedas causar alguna tipo de fatiga —le respondió Leontes.

(Por la mañana el rey de Sicilia empezó a regatear con el rey de Bohemia para que se quedara unos días más pero, tal parece que Políxenes había decidido regresar al día siguiente y ya había da- do instrucciones para que el barco estuviese listo con todo y su equipaje. Por eso, su amigo Políxenes le suplicó que no insistiera, pues lo conoce bien y sabe que es capaz de persuadirlo. Ya era tiempo de regresar a casa para atender los asuntos que había descuidado durante todo ese tiempo.)

— ¿Está muda la reina? —le dice Leontes a Hermione, su esposa que estaba embarazada y a punto de aliviarse— ¡Ándele, convénzalo usted ahora!
— Señor, me pensaba callar hasta que le jurara que no se que- daría. ¿Por qué no le dice que estamos seguros de que todo está bien en Bohemia y le hace creer que esta noticia nos llegó ayer? Dígale esto y verá que se quedará indefenso.
— ¡Bien dicho, Hermione! 
...

Para leer el texto completo lo pueden hacerlo en http://xgusto.com/libros/La_ira_de_Leontes.pdf

Martín Casillas de Alba
México D.F., viernes 25 de julio, 2014.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada