miércoles, 11 de enero de 2012

El rencor y el espíritu de revancha

PASO DE GATO. Año 10, No. 48 / enero / febrero / marzo 2012. 


Decir que Shakespeare sigue vivo, implica que su obra sigue vigente y lo que escuchamos o leemos, después de cuatrocientos años, tiene que ver con nosotros y con nuestras circunstancias. El año que entra es un año de candidatos, campañas políticas, discursos y elecciones, por eso, creo que viene a cuento asociarlo con dos de las obras romanas: Coriolano y Julio César. En la primera aparece Cayo Marcio (como Marte, el dios de la guerra y de la primavera), un noble General, valiente como pocos en el campo de batalla, incapaz como político y, menos, como candidato para Cónsul de la reciente República romana (429 a.C.). Por eso, no puede conseguir el voto del pueblo, ni puede negociar con los Tribunos sus enemigos mortales de siempre y todo se revierte para intentar llevar a cabo su revancha.

Presionado por Volumnia —madre y asesora de campaña—, no puede impedir que salga a las plazas de Roma, envuelto en su humilde toga cándida, blanca y reluciente como esa que portaban los políticos en campaña —por eso, les llamaban candidatus—, para abrir su toga y mostrar las veintitantas heridas que había recibido en esas batallas donde había defendido a los romanos, incluyendo las dos recientes que recibió en la toma de Corioles en contra de los volscos en donde obtuvo una victoria tal, que el Senado lo celebró nombrándolo Coriolano, como agnomen o apellido que ahora debía usar como propio, tal como dos siglos después lo recibiría Escipión, como el Africano.

Su oratoria en el campo de batalla era muy convincente, por ejemplo, cuando los motivaba para que lo siguieran:

Si hay entre ustedes alguno —y dudarlo fuese un delito—,
que le guste este color de sangre con el que estoy bañado;
si alguien siente una menor estima por él,
que por el deshonor de la mala fama;
si hay alguien aquí que anteponga su amor por Roma
y una muerte noble a la propia vida,
que él y los que piensen como él agiten así la mano,
manifiesten su voluntad y me sigan, a mí, a Marcio
(Coriolano 1.6. 68-72)


Pero, frente a ese mismo pueblo, ahora que estaba en campaña en Roma, su orgullo lo trababa y por eso fracasa y los tribunos, aprovechan para acusarlo de traidor exilándolo. Todo lo que le quedó, fue su deseo de revancha y, en coalición con los volscos y Aufidio, su enemigo, se propone arrasar a Roma con todo y sus habitantes.

En Julio César vemos a Marco Antonio, quien había sido su lugarteniente favorito en las Galias y amigo, cuando está solo con el cadáver de César, decide vengarse, no sólo de los conspiradores, sino de llevar a toda Italia a la destrucción sin importarle los efectos devastadores que inicia con su discurso, uno de los más famosos y paradigma del arte de la retórica, que empieza diciendo: Friends, romans, countrymen, lend me your ears… Pero unos minutos antes, sólo con el cadáver de su amigo, rencoroso, escuchamos sus deseos de vengarse:

¡Ay de las manos que vertieron esta valiosa sangre!
Sobre estas bocas rojas por las que emanó tu sangre,
te profetizo ahora mismo que caerá una maldición
sobre estos hombres y que habrá una guerra feroz
entre hermanos que devastará a Italia por entero;
serán tan frecuentes las escenas de terror,
que las madres no harán más que sonreír
cuando miren a sus infantes descuartizados
por las garras de la guerra, estrangulada toda piedad
por tan crueles hechos. El espíritu de César
ira recorriendo el país, buscando la venganza de Até
recién salida del infierno quien gritará en estos confines,
con su regia voz, la orden de iniciar la guerra sin cuartel
y será quien soltará a los perros para que el hedor
a guerra se eleve por encima de la tierra
con las carroñas humanas, implorando entierro
. (Julio César 3.1. 256-275)

El rencor y la revancha antes que cualquier otra cosa política, democrática o republicana, fueron el motivo principal para que Italia quedara devastada, con tal de lograr satisfacer sus intereses personales, tal como lo vemos en estas obra de Shakespeare.
________________________
Martín Casillas de Alba es escritor, editor y maestro de asignatura del ITAM en donde ofrecerá durante el primer semestre del 2012 la materia Shakespeare: liderazgo y el drama político. Es autor de seis Historias de Shakespeare en versión novelada y en español local, publicadas por Editorial Santillana, así como, de treinta y siete apuntes sobre las obras de Shakespeare y una nueva versión de los 154 Sonetos publicados por El Globo Rojo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada