domingo, 9 de mayo de 2010

El orden de la lectura no importa

Club de Lectura Shakespeare, UPN.

(El asesinato de Julio César en el Capitolio). Gracias por darme la bienvenida, para mí también es un gusto estar en el Club de Lectura Shakespeare, UPN. Al principio llegué a pensar que sería difícil participar en él, por las tareas y demás actividades, pero pronto me di cuenta que debido a la versión novelada de los textos es muy ameno seguir la lectura, además, tener el deseo por leer las obras de Shakespeare ayuda mucho.

También algo que ayuda es que no hay presión por leer, me refiero a que no hay tiempos marcados para leer cierta obra, el ritmo que cada quien tiene es respetado y eso hace que se sienta confianza para escribir cuando tengamos la posibilidad.

Ahora que comencé a leer Antonio y Cleopatra. Entre el poder y la pasión, identifiqué que la historia se da después de la de Julio César, espero que esto no repercuta para que la entienda, si esto sucede recurriré a su asesoría para que por favor me explique lo que no me quede claro. Llegué a pensar que quizá hubiera sido mejor comenzar con Julio César, aunque creo que cada historia es muy particular y quizá me de cuenta que no están muy ligadas, eso ya lo sabré conforme vaya leyendo.

Me gusta la idea de formar una banda de hermanos, por ahora he escrito en el muro del grupo que pertenece al club y en las discusiones, respondí a un comentario publicado la tarde de ayer. Creo que hacer esto enriquece la lectura que se hace de las obras, cada uno la interpreta e incorpora de manera personal a sus experiencias y comentar es tener otro punto de vista para poder debatir.

Gracias por el apoyo que brinda, es estimulante saber que podemos comentar con un experto sobre las historias de Shakespeare.

Rebeca C. Téllez L.
-----

Tienes razón, parte del chiste del Club de Lectura es que “no hay presión por leer”, sino que cada quien lo hace según su libre albedrío y por placer.

Cronológicamente hablando y desde el punto de vista histórico, primero sucede (año 44 a.C.) el asesinato de Julio César y luego se forma el triunviro y Marco Antonio es responsable de Egipto y el Oriente, donde conoce a Cleopatra para morir los dos en el 30 a.C.

Desde el punto de vista de la lectura de las dos obras, no importa cuál leas primero si Julio César o Antonio y Cleopatra.

La primera lo que vas a recordar para el resto de tu vida es la conspiración en contra del César al tiempo que podrás reconocer las cuatro patas con las que camina el animal político, como son: el carisma (Julio César), la inteligencia política (Casio), la inteligencia emocional (Marco Antonio) y el prestigio de hacer las cosas por el bien de los demás, como el que tenía Bruto.

En cambio, en la segunda obra vas a encontrar, estrictamente hablando, el conflicto de un hombre maduro frente a sus obligaciones y el descuido de estas por la lujuria en la que se deja caer, provocada por una extraordinaria mujer como era la reina de Egipto. Desde el principio de esta obra los soldados que tanto querían a Marco Antonio, ahora están furiosos de verlo como hace el ridículo: La verdad, nuestro General ya se pasó de la raya... Obsérvalo bien (nos dice este soldado) y podrás comprobar cómo uno de los tres pilares del mundo se ha transformado en el bufón de esa ramera.

Al final de esta obra, nos damos cuenta que esos cuatro personajes fueron los causantes de una tragedia de tal magnitud que, en pocos años, destruyen la democracia romana para los siguientes 300 años y como en las grandes tragedias, nos permite experimentar la catarsis: observando y aprendiendo de sus errores, podremos evitar caer en ellos tanto en el presente, como en el futuro.
---
Un saludo de Martín Casillas de Alba
Tutor del Club de Lectura Shakespeare, UPN

http://www.elpisoazul.com
http://lashistoriasdeshakespeare.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada