domingo, 30 de mayo de 2010

El amor como un embrujo

Rebeca C. Téllez Lugo.
México D.F. a 30 de mayo, 2010.

(Antonio y Cleopatra en la versión de la Royal Shakespeare Company). Dos personajes han pasado a la historia porque sus vidas se convirtieron en una tragedia. Estos personajes, auténticos por su naturaleza, demostraron que el poder y la pasión son dos cosas que difícilmente se pueden llevar. Antonio y Cleopatra trascendieron no sólo porque lo hayan querido, sino porque las circunstancias los llevaron a eso, quizá forjaron su historia porque no pudo ser ajena a los hechos que los rodeaban.

Los sentimientos transforman a las personas y Antonio dejó el poder político por esa pasión que arrebata a todo razonamiento de cualquier sujeto cuerdo. En esta historia se demuestra que Antonio, luego de ser uno de los tres que gobernaban y movían al mundo es, ante la vista de los demás, un bufón que se somete al amor que sentía por la reina de Egipto.

Debido al comportamiento de Antonio, que había dejado mucho que desear, otro pilar del mundo, César Octavio, antes de destituirlo del poder y pelear con él, utiliza la diplomacia para mantener la amistad que alguna vez existió, al casarlo con su hermana, Octavia, tratando así de mantener el orden que garantiza su dominio. Esta estrategia separa momentáneamente a Antonio de su Cleopatra que, a pesar de ello, no le impidió que su amor fuera una tragedia.

Desde el momento en el que Antonio y Cleopatra se conocieron su destino estuvo marcado por la fastuosidas: la reina de Egipto era una mujer fascinante, poseía grandes cualidades que denotaban su particular personalidad, esa personalidad arrebatadora que hacía que algunos la criticaran como una mujer fatal. Cuando enamoró a Antonio la tachaban como una bruja, una hechicera, quizá porque el poder de su amor era considerado como un embrujo.

Tal vez, detrás de las críticas que se le hacían a la serpiente del Nilo, como le decía Antonio a Cleopatra, se expresaba el sentir de aquellos que se creían débiles ante su grandeza, posiblemente los hombres sentían ser menos ante una mujer, no podían aceptar que una persona del sexo femenino tuviera más poder que aquellos a los que se dice pertenecen al sexo fuerte.

Esta historia es controvertida porque los dos personajes que la representan eran así, controvertidos: Antonio por haberse dejado llevar por el amor de su serpiente del Nilo y permitir que ese sentimiento obstruyera todo pensamiento razonable, tras ser un guerrero que infundía respeto y admiración ahora sólo se mostraba como un sujeto abatido y desesperado luego de verse vencido ante César Octavio, a su vez, Cleopatra era controvertida por ser una mujer que siempre deseaba el poder y hacía lo necesario con tal de tenerlo y esto se reflejaba en sus acciones, como cuando conquistaba a los hombres más poderosos para dominar las riquezas que alimentaban su persona.

Sin duda Cleopatra es un personaje único, y al unir su vida con la de Antonio no hizo más que resaltar su personalidad arrebatadora. A Antonio se le puede calificar como un sujeto sin carácter por dejarse llevar de la pasión y el amor hacia Cleopatra; sin embargo, es indigno criticar a un enamorado que no hace más que expresar su sentir.

Al final de esta historia narrada por Shakespeare puede notarse que el amor y la pasión pueden ser llevados hasta la muerte: Antonio se sintió derrotado luego de todo lo sucedido y la farsa de la muerte de Cleopatra no fue más que el escape de esa realidad que ahora se mostraba gris y desalentadora, su muerte sólo fue la forma de salir de esta historia que ya estaba marcada por la tragedia. Cleopatra encontró en el suicidio un refugio para no someterse ante el poseedor del poder absoluto, su ego no le permitía perder el control sobre su persona, la decisión de darle fin a su vida expresaba su deseo por encontrarse con Antonio en un lugar que no pertenecía a la tierra.

Una vez más Shakespeare demuestra su genialidad, pues expone a dos grandes personajes en toda su plenitud y cómo sus acciones los llevan hasta la decadencia. La descripción poética de esta historia de amor la vuelve mágica, un ejemplo de ello es la parte donde se narra la forma en que Antonio y Cleopatra se conocen, marcando así sus destinos. El amor que se tuvieron se queda pobre si se le trata de medir y calcular; sin embargo, algo que demuestra esta historia es que el amor que se tuvieron ha trascendido de tal manera que siempre se les va a recordar como dos grandes enamorados.

Luego de leer esta historia he comprendido que todo amor trascenderá no sólo por ocupar un lugar en la Historia, sino porque transforma a cualquier sujeto y lo somete hasta hacer que pierda el poder sobre la razón. Un enamorado creerá que este sentimiento es tan grande sólo por el hecho de experimentarlo, y por pensar que jamás ha existido alguien que lo posea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada